S o

Esta noche mientras dormía soñé
Que unas alas de querubines rozaban mi piel

Fue maravilloso e inquietante el ver
cmo un rayo de luna clara impregnaba los huecos de mí piel
 que mi corazón dormido se abría y mariposas de él
salían buscando en mi alma un panal de dulce almíbar que beber.

Y soñé que de mi cuerpo salían dulces sinfonías
Y desperté sollozando de alegría
pues en mis ojos un cielo de girasoles lucía,
haciendo florecer en m el amor de mujer.

Amar - 15.07.2004