PLANTAS MEDICINALES

La Milenrama


MILENRAMA:

También conocida, como mil hojas, hierba de Aquiles, hierba de las heridas, flor de la pluma, hierba meona o simplemente meona. En algunos sitos de Francia esta hierba se llama, "herbe de Saint Joseph" porque, siendo carpintero, cierto día se hirió, y el niño Jesús fue a buscarle una hierba para curarlo. y resultó ser la minlenrama. El nombre castellano meona o hierba meona. un poco desconcertante, podría relacionarse con el meo.

Descripción:

Esta hierba es vivaz, con la cepa oblicua, de la cual arrancan ramitas rastreras, son hojas, blanquecinas o purpúreas, que acaban arraigando y forman nuevas cepas. Los tallos suben derechos. y pueden alcanzar hasta 3 palmos de altura: son rollizos, se endurecen con la edad y tienen vello más o menos abundante. El contorno de las hojas es relativamente prolongado y estrecho, con la lámina dividida en segmentos muy profundos, que llegan hasta el medio de la hoja, cada segmento subdividido en otros gajitos también profundos, algunos de los cuales aún vuelven a dividirse. Las flores forman cabezuelas pequeñitas en el remate de los tallos, los cuales se disponen de tal manera, que suben a un mismo nivel. Las florecitas de los bordes de cada cabezuela son lengŁetas redondeadas, generalmente en número de solo cuatro o cinco; las del centro son como diminutas campanitas con cinco dientes en su extremo; unas y otras son blancas, o, más raramente sonrosadas. El involucro que rodea las cabezuelas está formado de hojitas verdes y vellosas. Las hojas de esta ptanta son amargas. y muy aromáticas.

Florece en Verano.

Se cría en las laderas y collados de tierra baja y de las montañas de la mitad septentrional de la Península; más hacia et Sur, se enrarece rápidamente y llega a faltar en casi todas las comarcas australes. Vive de preferencia en las praderas y ribazos, en sitios no demasiado secos.

Composición:

En todas sus partes contiene esencia, pero la de la raíz, según Bley, es de sabor desagradable y de olor a valeriana. Las flores la contienen en mayor proporción que las hojas como máximo de 0.8%. Esta esencia de las flores o de las sumidades floridas se compone de cineol, de diversos alcoholes (hasta el 20%) acetato de bornilo y otros ésteres de ácido acético. En la esencia americana de esta misma planta,Kremers ( 1921 ) comprobó la existencia de acetato de bornilo y del cineol y, además, halló a-pineno dextrogiro, borneol y alcanfor levorigos, los ácidos salicílico, fórmico e isovaleriánico. etc. junto con azuleno. que es igual al de la manzanilla.

Las flores contienen también. un aceite graso, con los ácidos oleico, linoleico, mirístico, palmitico, cerotínico, etc..; triacontano, alcohol cerilico, glicerina. etc.

Según análisis que datan de hace más de un siglo (de Zanon y Planta), esta hierba contiene un glucósido amargo. nitrogenado, cuya composición no se conoce. Según Rosenthaler ( 1925), podría ser el glucósido benzaldehido-cianhidrinico. El llamado ácido aquileínico al parecer no es sino el aconítico. que se halla en la planta en forma de sal cálcica. Esta hierba contiene también materias tánicas en abundancia. asparagina, etc.

Virtudes:

La reputación más preeminente, y que nos viene de más antiguo, se cifra en su condición de vulneraria; algunos de los nombres consignado anteriormente, como los de hierba de las heridas, y los portugueses de erva-dos-militares v erva-dos-soldados, aluden a dicha propiedad, y en tiempos, dice el doctor Leclerc, constituía la cura individual que llevaban todos los guerreros.

Pero así como Dioscórides, tratándose de esta planta, es parco en la diversidad de sus aplicaciones médicas, éstas se multiplicaron siglos más tarde; la milenrama fue considerada no sólo vulneraria, es decir, buena para sanar y encorar las heridas, y hemostática, esto es, apropiada para restañar la sangre, sino restablecedora de la normalidad menstrual, tónica, estimulante y antispasmódica, antihemorroidal, y, como tantas otras plantas, febrífuga. Muchas de estas aplicaciones parecen, realmente, fundadas.

Su acción tónica sobre las vías digestivas, dice el Dr. Leclerc (1942), es cierta, y activa las funciones motrices y secretoras de las mismas. Actúa favorablemente contra las gastritis agudas y crónicas ; haciendo uso de ella, añade, aumenta la secreción del jugo gástrico y de la bilis, al paso que disminuyen las fermentaciones intestinales.

Flamm y Kroeber (1936) ponderan los efectos beneficiosos de la milenrama en cuanto se refiere a la circulación de la sangre; y según U.Weber, provocaria cierto descenso en la presión sanguínea.

Según Tissier, citado por Leclerc, la acción que ejerce sobre las hemorroides es muy notable. Este autor declara que la milenrama desempeña una acción moderadora de los flujos hemorroidales excesivos; pero dicha acción no es sólo astringente, sino tónica u sedante, porque actúa directamente sobre los nervios y los vasos del intestino recto.

Como vulneraria, su uso es popular en diversos puntos de la Península. Nicolás de Elías, por ejemplo en su "Catálogo de las plantas que habitan en la jurisdicción de Soto de Cameros" hace mención especial a ella. En dicha comarca de Soto de Cameros, emplean la milenrama, en cocimiento, contra las úlceras, y, según él, con excelentes resultados.

Uso:

Las sumidades floridas de milenrama se administran en infusión. Para que el lector tenga idea de la cantidad que necesita usar, diremos que por cada litro de agua se empleará 1 onza de hierba. Si por 1 litro de agua, pongamos por caso, se han de llenar 5 tazas de infusión, dividirá en cinco partes la indicada cantidad de 1 onza de la planta; porque conviene preparar cada vez infusión nueva. Se toman 3 tazas al día. 2 después de las comidas principales y 1 por la mañana. Esta misma infusión sirve para lavar llagas y heridas, para limpiarlas y favorecer su cicatrización.

Como tónico y digestivo, y aun aperitivo, se puede administrar el vino de milenrama, que se prepara también con 1 onza de sumidades floridas y 1 litro de vino blanco generoso o de vino de Jerez.

Se dejan en maceración dichas sumidades durante una semana, y se filtra el vino. Se toma una copita después de las comidas, o un poco antes de sentarse a la mesa si ha de obrar como aperitivo.

El licor de milenrama se obtiene poniendo en una botella de boca ancha 3 onzas de las sumidades floridas, a poder ser recién cogidas. Y luego se echa en la botella 1 litro de alcohol mitigado; esto es, compuesto de una tercera parte de alcohol fino, de licoreria, y de dos terceras partes de agua, previamente mezclados. Se tapa lo botella lo mejor posible, y puesta boca abajo, procurando que el cierre sea tan hermético, que no rezume nada de liquido, se deja al sol y sereno durante un novenario. Todos los días debe removerse la botella sin sacudirla. Transcurridos los nueves días, se retira y se filtra al amanecer, antes de que el sol la haya calentado. Este licor, después de filtrado, se endulza con azúcar cuadradillo, al gusto de cada uno, y se toma después de las comidas una copita, aguado o sin agua, según deseo del que lo ha de beber. Es un excelente tónico.

ACCU ACTUAL Nro.12
Asturias - Diciembre 1997