PLANTAS MEDICINALES

La Menta


MENTA

Descripción :
       La menta por excelencia de los tiempos actuales no es una verdadera menta, es decir una estirpe pura, sino un mesto procedente de la hibridación de dos especies de este mismo género, mesto aparecido en Inglaterra a fines del siglo XVII.

       Sus padres fueron la llamada Mentha aquatica y la Mentha viridis. De esta estirpe híbrida, multiplicada mediante esquejes hasta lo infinito, procedería toda la menta piperita cultivada en Inglaterra y en los continentes europeos y americanos.

       En cuanto a los detalles florales, esta menta tiene el cáliz sin pelo alguno en la base, y la corola con el tubo lampiño en su interior. Toda la planta es de color verde subido, sin ninguna vellosidad y huele intensa y gratamente a menta.

Florece: en Verano.

Se cría:
       En las huertas, cultivada principalmente para usos industriales, ora parar servirla a los almacenes de drogas, ora para las fábricas de licores y esencias.

Cultivo:
       El cultivo de la menta piperita se hace con facilidad mediante renuevos y esquejes. En los ensayos realizados por el "Servicio de Plantas Medicinales" se ha demostrado que al levantar un campo de menta se sacan esquejes para plantar otro campo de menta cinco veces mayor. Como resultado de sus experiencias en la Casa de Campo, en Madrid. Dn Manuel Madueño y J.Ma.Perelló, recomiendan plantar la menta piperita sobre caballones separados a distancia de 40 cm. y colocar los renuevos a 30 cm uno de otro.

       En general, la plantación es mejor realizarla a fines de invierno o al empezar la primavera; aunque en un clima de inviernos benignos no sea de desechar la plantación otoñal.

       En los mencionado cultivos madrileños se dieron 2 cortes asi que las plantas iban a iniciar la florescencia, el primero al empezar el verano y el segundo, en otoño. En el clima de Madrid, muy seco en verano, este cultivo exigió de seis a diez riegos por temporada. En España, las comarcas más adecuadas para el cultivo de la menta son las pirinaícas y las de toda la orla septentrional, desde el País Vasco hasta Galicia, porque no es planta mediterránea. Los cultivos de esta especia se han ensayado en diversos valles de los Pirineos y, últimamente, en la cuenca del Orbigo (Leon) donde alcanzan ya cierta importancia comercial.

Recolección:
       La recolección debe realizarse cuando la menta está a punto de florecer; en España, desde últimos de mayo a finales de julio, según las comarcas y el tempero del año; la segunda recolección se hace al empezar el otoño.

       La menta se corta baja, cuando lo que se quiere aprovechar es la hoja, que el mismo dia debe separarse, a mano, de los tallos cortados; pero si lo que se desea obtener son las sumidades floridas o a punto de florecer se podrán dar los cortes un poco más altos. En ambos casos, la desecación se hará a la sombra y en lugar bien ventilado, sin amontonar demasiado hojas o sumidades, con objeto de que unas y otras queden con el mejor aspecto y el color verde natural.

       Si la desecación se hace valiéndose de calor artificial, no conviene elevar la temperatura por encima de los 30 Grados C.

Composición:
       El principal componente es la esencia, que varia según las diversas razas de menta, su edad y las circunstancias en que se ha criado la planta, esto es, a tenor de la naturaleza del terreno y abonos que se le suministraron, altitud, tempero, tanto en lo referente a la temperatura como a la luz, lluvias y riegos, época de recolección, etc.

       La esencia de menta piperita se compone de d-mentol, libre y en combinación con los ácido acético y valeriánico, en proporciones asimismo tan variables, que el mentol oscila entre el 50 y 86%, y los ésteres entre el 6 y el 26%, mentenomas, cineol, piperitona, menteno y otros terpennos.

       El componente principal es el mentol, del cual, una buena esencia, ha de contener por lo menos el 50% sumados el mentol libre y el esterificado.

Virtudes:
       La menta es tónica y estimulante, estomacal y carminativa. Sus propiedades hay que atribuirlas a la esencia y, primordialmente, al mentol. Sobre los nervios capaces de transmitir la sensación de dolor, la menta amortigua tal sensación: por ejemplo, cuando se recomienda introducir un poquito de algodón empapado con una gota de esencia en la muela cariada y dolorosa.

       O cuando tratándose de gentes que sienten frio en los pies se les aconseja que se pongan hojas de menta entre la piel y los calcetines, para atajar aquella sensación de frío insoportable.

       También es importante su acción sobre la vesícula biliar, porque activa la producción y secreción de biliar. Por consiguiente, se considera no solo colerética sino movilizante de la secreción biliar, esto es, colecinética.

       El Dr.Leclerc, dice de la menta que a su acción tónica une otra actividad antispasmódica. Es un estimulante difusible y al propio tiempo un sedante también difusible, que obra sobre los nervios sensitivos de manera especial: esta influencia disminuye la vivacidad anormal de sus reacciones cuando éstas se manifiestan por excitaciones penosas de la sensibilidad.

USO:
       La menta se administra en forma de tisanas, que se preparan con 5 o 6 gramos de hojas o de sumidades por taza. Asi que hierve el agua, se retira de la lumbre y la menta se echa únicamente cuando se ha extinguido el hervor. Se tapa y se espera a que mengŁe lo suficiente la temperatura para que se pueda tomar. Se añade un poco de azúcar o de miel, a gusto de cada uno. Esta tisana, excitando la producción de jugo gástrico, favorece las funciones digestivas del estómago.

       Una tisana compuesta, muy recomendada también, como digestiva y carminativa, se prepara mezclando: De menta piperita 100 grm, de centaura menor, toronjil, hisopo y flores de azahar, de cada cosa 50 grm, suminades de menta romana 5 grm. Con estos ingredientes se prepara la tisana empleando una cucharadita de café de esta mezcla por cada taza de agua hirvlendo. Todas las indicadas plantas se desmenuzan bien antes de mezclarlas.

       Otro té parecido, ligeramente laxante y diurético, se compone de hojas de menta, de sen, rizoma de grama y frutos de anís, de comino y de hinojo.

       Con la menta se pueden preparar varios licores, e incluso la sopa de menta, la cual tiene numerosos adeptos.

ACCU ACTUAL Nro 11
Asturias - Octubre 1997

Nota:
Si precisáis alguna aclaración sobre algún tipo de las plantas que periódicamente iremos describiendo, escribid solicitando la misma a: ACCU ASTURIAS - Apartado de Correos 309 - 33280 de GIJON "Ref : PLANTAS MEDICINALES".